Ir al contenido principal

Creer no es suficiente



Creer no es suficiente 

Cierta carta abierta firmada por líderes católicos, luteranos, islámicos, bautistas, anglicanos, y ortodoxos griegos comienza con la siguiente frase:
"Creemos que Dios creó a cada persona hombre o mujer". 

Y es a partir de este comienzo que, paradójicamente, todo termina.

Así es estimado lector. Todo termina. 
Porque, aunque leamos la declaración completa, esta carece de fundamento.

Vivimos en los albores de una nueva era, caracterizada por la comprobación, a diferencia de las previas cuyo tanteo en la oscuridad de la ignorancia, tantas veces impuesta, proveyó bastante dolor, persecución, confusión, decepciones, e incluso muertes.

Esgrimir un planteamiento desde el "creemos", carece de todo sustento.
Y precisamente fundamentar es proveer de veracidad cualquier postulado. Hacerlo universalmente entendible, comprobable y aplicable. 

Si Dios existe o no existe, a estas alturas, es poco relevante, ya que la tarea es nuestra.
Si acaso la entidad superior pervive en algún sitio del universo (según sostiene todo clérigo, credo, doctrina y dogma) esta nos legó el derecho máximo, que es el derecho a elegir, es decir, el libre albedrío, gracias al cual usted puede hacer lo que le venga en gana, desde compartir sus bienes hasta tomar un arma y disparar a discreción. 
Ninguna fuerza sobrenatural se lo va a impedir, nunca lo ha hecho, y jamás lo hará, porque hacerlo sería ir en contra de esa misma ley que dicha supuesta entidad otorgó a todos y cada uno.
De manera que elevar un planteamiento sobre la base de la existencia de lo incomprobable carece de sentido desde el vamos.

En rigor, deberíamos entender que estos tiempos exigen el final de cualquier empoderamiento con bases en la doxa (opinión). 
La sociedad humana más que nunca debería enfocarse en desplazar de los círculos de poder a cualquier entidad que promulgue postulados sin sustento.

Los grupos religiosos, por más que le pese a más de uno, entran en esa categoría. De hecho, se unen en pos de este asunto puntual, pero siguen desunidos en tantísimos otros, donde se contradicen, se rechazan mutuamente, apropiados cada uno de la "verdad", sin que ninguno pueda comprobar un céntimo de sus doctrinas tanto enroscadas, manipuladoras, como insostenibles.

Creer es un derecho de cada uno. Cada quien es libre de dejarse llevar por el pensamiento que le plazca hasta donde la imaginación se lo permita. Inclusos se es libre de pensar que gracias a tal o cual santo, dios, ente, o fuerza se ha obtenido algún beneficio. 
El imaginario humano ilimitado permite creer cualquier cosa. Y de hecho la multiplicidad lo demuestra. 
Pero establecer una creencia como base de un ordenamiento social universal, no sólo constituye un engaño, sino un peligro de dimensiones nefastas, como la historia misma lo ha revelado.


Dafne Muschnik

Martes 09 de Enero, 2018 (10:20hs)


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Una exquisita "melange"

Una exquisita melange Si algo le debemos, quienes nos enrolamos en las filas del librepensamiento, a los señores Gates, Jobs y demás "popes" de la informática, sin duda es ese arsenal de medios de difusión, gracias a los cuales nuestras ideas se sirven como plato principal, en la mesa, o escritorio, de algún otro paladar apetitoso de libertades. Esas mentes subversivas. Atrevidas. Hijas de lo indecoroso, impúdicas...exquisitas.   Y ya que tanta red social, tanta comunicación a vuelo de zócalo no hace más que proveer la dosis diaria de Soma, los contracorrientes estamos de parabienes, camuflados entre blogs, publicaciones de "segmentos", vídeos y demás artilugios del "media business" donde nuestro vuelo, en contraposición, es como el del cóndor, alto...muy alto.   Y si hablamos de libertades, cabe recordar cuándo habrá sido la última vez que le preguntamos a la almohada si ya no estábamos grandes para tal o cual asunto. Desde que al poeta

Evitando la confusión: Genero y Sexo No es lo Mismo

Evitando la confusión: Genero y Sexo No es lo Mismo No confundir gordura con hinchazón reza el dicho. Y nunca mejor aplicado que en estas cuestiones donde todo parece harina del mismo costal mientras que la realidad dista mucho de serlo. En asuntos relacionados con el sexo recién en estos años se revela poco a poco su verdadera dimensión, ya que hasta ahora, este tema no ha sido otra cosa sino tabú, es decir, eso de lo que no se habla. Y cuando las cosas no se hablan hay que andar adivinando y presuponiendo, actitudes que suelen poner distancia con la verdad, caldeando, a su vez, el agua de los prejuicios. Y como la ignorancia en estas cuestiones sigue siendo el plato principal en la mesa de la vida, intentaremos en estas líneas traer un poco de claridad, mostrando la diversidad del menú donde todos los platos son, debido a la singularidad, un plato principal y donde la exquisitez del exotismo tiene el poder de acrecentar el valor de la existencia.  Sexo, genitalidad

Devenir

Devenir Poner bajo la lupa los hilos que han tejido (y tejen) el entramado educativo nacional, dejan de manifiesto, y esto expresado desde el fuero íntimo, un genuino sabor distópico.  Cuando Aldous Huxley a principios de la década del 30 del siglo pasado, es decir, hace casi ya cien años, esboza una sociedad futura tensada por una serie de cables omnipresentes tanto como inquebrantables en su "Brand new world" (Mundo feliz), y el vernos hoy como entidades participantes de la educación del siglo XXI en el marco de una nación tercermundista, es triste. Es triste por lo profético de aquella obra.  Si a esto le sumamos la visión de Orwell en 1984, o de Bradbury en Fareheit 451, el combo es "total". Total y aniquilante. Todos profetas asertivos. La Republica Argentina, apéndice del continente americano, granero "adrede" de un mundo capitalista, donde nuestra condición de proveedores de materias primas sigue en pie desde siempre, en cuestiones de pro