Ir al contenido principal

Devenir


Devenir

Poner bajo la lupa los hilos que han tejido (y tejen) el entramado educativo nacional, dejan de manifiesto, y esto expresado desde el fuero íntimo, un genuino sabor distópico. 

Cuando Aldous Huxley a principios de la década del 30 del siglo pasado, es decir, hace casi ya cien años, esboza una sociedad futura tensada por una serie de cables omnipresentes tanto como inquebrantables en su "Brand new world" (Mundo feliz), y el vernos hoy como entidades participantes de la educación del siglo XXI en el marco de una nación tercer tercermundista, es triste. Es triste por lo profético de aquella obra. 

Si a esto le sumamos la visión de Orwell en 1984, o de Bradbury en Fareheit 451, el combo es "total". Total y aniquilante. Todos profetas asertivos.

La Republica Argentina, apéndice del continente americano, granero "adrede" de un mundo capitalista donde nuestra condición de proveedores de materias primas sigue en pie desde siempre, en cuestiones de progreso efectivo sigue sin norte. Se trata del lugar que hace más de un siglo se nos ha otorgado y del cual no podemos evadirnos. 

Tal el caso de la educación en nuestro país. 

No se trata de gobiernos de turno, ya que peso más, peso menos, entre una pulsión social de equiparamiento y las asfixiantes fuerza del capital, poco han dejado como corolario positivo. Se trata de una constante. Al intento de equilibrio social le sale una política de recorte. 

Entonces estamos sin salida?

Por supuesto que sí. Esta espiral, como un gran torbellino nos arrastra. Y seguirá haciéndolo, ahora, con la ayuda de nuevas tecnologías de influencia, de control. Precariedades perennes. Austeridad y mezquindades.

Que nos queda entonces?

A nuestro humilde criterio, tan distópico como el que más, la única herramienta es la continua formación como docentes. Nuestra postura frente al estudiantado. Niños, jóvenes, adultos atravesados por una sucesión de corrientes de intereses que lejos de aclarar enturbian el panorama cada día un poco más. Es una lucha a pérdida, sin más, pero aunque ínfima, un poco aquí otro poco allá, nos deja algo de ganancia. 

Las normativas han ido cambiando. Se han "aggiornado". Se han acomodado. Como una cuerda, se tensan y se aflojan. 

Los agentes enemigos del bien social y el sentido común siempre han sido los mismos. Negados a lo laico, negados a lo femenino, negados a lo amplio, a lo plural, a lo distinto, multicultural, poliétnico. Negados. A las libertades. Afines a las concentraciones económicas unidireccionalmente ideológicas.

El activismo político como agentes promotores de cambios es ineludible. Y el cambio es desde la educación. Y por ende, en el aula. En el salón de clases. Que no alcanza porque se mantiene en la periferia de lo que es competencia de la más honda formación, aquella que viene del hogar. Lugar donde la ausencia de referentes convierte en vaciedad todo intento de civilización. Y dándole un giro más de rosca, comprender los ires y venires de la historia de nuestro sistema educativo no hace más que comprometernos como docentes en mantener clara la visión y acompañar a nuestros estudiantes en este mar de distracciones e incertidumbres al que los sistemas financieros, ideológicos, políticos y religiosos intentan conducirnos.


Dafne Muschnik

 01, Julio 2019

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Nena por elección?

Nena por elección?
Cabe hacerse esa pregunta? Claro que sí. Todas las preguntas caben.
Aún las más ridículas?
Así es. 
O acaso preguntarse si puede serse nena o nene por elección no suena ridículo?

Antes, cuando las tecnologías no permitían saber el sexo del niño en el vientre de su madre, al dar a luz era la partera quien daba la noticia: es una nena! O, es un varón!
Y eso era todo.
No más preguntas.
Se nacía nena o nene y punto. Y ahora no es igual?
Claro que sí.
Entonces?
Algo cambio.
Qué cosa cambió?
La información. Ahora tenemos más información.
Las tecnologías nos han permitido a través de poderosos telescopios sondear los confines del universo y comprender lo infinitamente pequeños que somos.
Y los microscopios electrónicos han llegado tan profundo en el nano universo que nos hacen ver gigantescamente inmensos...

Todas las disciplinas han sido afectadas favorablemente gracias al avance de las ciencias y tecnologías aplicadas. Y sin forzarnos a echar una mirada al pasado lejano, nue…

Evitando la confusión: Genero y Sexo No es lo Mismo

Evitando la confusión: Genero y Sexo No es lo Mismo
No confundir gordura con hinchazón reza el dicho. Y nunca mejor aplicado que en estas cuestiones donde todo parece harina del mismo costal mientras que la realidad dista mucho de serlo.
En asuntos relacionados con el sexo recién en estos años se revela poco a poco su verdadera dimensión, ya que hasta ahora, este tema no ha sido otra cosa sino tabú, es decir, eso de lo que no se habla. Y cuando las cosas no se hablan hay que andar adivinando y presuponiendo, actitudes que suelen poner distancia con la verdad, caldeando, a su vez, el agua de los prejuicios.
Y como la ignorancia en estas cuestiones sigue siendo el plato principal en la mesa de la vida, intentaremos en estas líneas traer un poco de claridad, mostrando la diversidad del menú donde todos los platos son, debido a la singularidad, un plato principal y donde la exquisitez del exotismo tiene el poder de acrecentar el valor de la existencia.

Sexo, genitalidad y género, tres cosas d…

Una exquisita "melange"

Una exquisita melange
Si algo le debemos, quienes nos enrolamos en las filas del librepensamiento, a los señores Gates, Jobs y demás "popes" de la informática, sin duda es ese arsenal de medios de difusión, gracias a los cuales nuestras ideas se sirven como plato principal, en la mesa, o escritorio, de algún otro paladar apetitoso de libertades. Esas mentes subversivas. Atrevidas. Hijas de lo indecoroso, impúdicas...exquisitas.
Y ya que tanta red social, tanta comunicación a vuelo de zócalo no hace más que proveer la dosis diaria de Soma, los contracorrientes estamos de parabienes, camuflados entre blogs, publicaciones de "segmentos", vídeos y demás artilugios del "media business" donde nuestro vuelo, en contraposición, es como el del cóndor, alto...muy alto.
Y si hablamos de libertades, cabe recordar cuándo habrá sido la última vez que le preguntamos a la almohada si ya no estábamos grandes para tal o cual asunto.
Desde que al poeta se le ocurrió escribi…