Ir al contenido principal

Una exquisita "melange"



Una exquisita melange

Si algo le debemos, quienes nos enrolamos en las filas del librepensamiento, a los señores Gates, Jobs y demás "popes" de la informática, sin duda es ese arsenal de medios de difusión, gracias a los cuales nuestras ideas se sirven como plato principal, en la mesa, o escritorio, de algún otro paladar apetitoso de libertades. Esas mentes subversivas. Atrevidas. Hijas de lo indecoroso, impúdicas...exquisitas.
 

Y ya que tanta red social, tanta comunicación a vuelo de zócalo no hace más que proveer la dosis diaria de Soma, los contracorrientes estamos de parabienes, camuflados entre blogs, publicaciones de "segmentos", vídeos y demás artilugios del "media business" donde nuestro vuelo, en contraposición, es como el del cóndor, alto...muy alto.
 

Y si hablamos de libertades, cabe recordar cuándo habrá sido la última vez que le preguntamos a la almohada si ya no estábamos grandes para tal o cual asunto.
Desde que al poeta se le ocurrió escribir aquellas líneas en el Eclesiastés, eso de "un tiempo para cada cosa", a los amantes del orden, por no decir control, se les dibujó una medialuna por sonrisa, mientras que al pobre rebaño de mal vistos caprichosos, indiferentes al paso del tiempo, se nos arruino el pastel.
 
De manera que ahora que tenés cuarenta y pico ya no podes hacer esto o aquello, y ni hablar si estas pisando o pasando los cincuenta! ...y los pobres de sesenta? Esos ya no tienen futuro, "of course", o mejor dicho, avizoran la vida de jubilados que al fin y al cabo, dadas las pautas del ciudadano "standard", es algo así como estar muerto en vida.

Pero gracias a Zeus, no todo está perdido!
Esto de internet, la información, el saber y el cotilleo, se entremezclan en la ensalada del buen lector que, agudizando la vista, sabrá encontrar solaz. Esas almas gemelas, tal vez del otro lado del globo, que como Neo y Morpheus, saben encontrarse.
 

Y de pronto el hallazgo!
 
Ese adalid del chupahuevismo a escalas mayores!
El gran transgresor! 
El que se caga y recontracaga en el sistema.
Bravo por el!
Su nombre? Bruce Jenner.
Una especie de héroe nacional norteamericano que bien se gano su fama allá por 1976 cuando se llevo la medalla de oro en el decatlón en las Olimpiadas de Montreal. 
Este noble caballero, devenido en magnate, empresario, actor y demás cosas bonitas, tuvo la suficiente dosis de valor en sangre para, a sus 65 años, tomar una decisión muuuuuy atrevida.
 
Con semejante currículum, este verdadero macho americano le hizo un corte de manga al sistema y se presentó en sociedad como Caitlyn Jenner!
 

Ante el estupor del establishment yankee, se atrevió a trascender tres paradigmas: el paradigma de la masculinidad, el paradigma de la edad, y el de la visión acerca de lo que es la sexualidad y el género.
 

Primero, este varón, apreciado y respetado como tal se develo como mujer; segundo, lo hizo a una edad que nadie imaginaria o se atrevería. Y tercero, se puso de novia con Candis Cayne, una bonita transexual del mundillo farandulero americano, porque a Bruce que decidió ser Caitlyn le gustan las mujeres.


Y como dijera Enrique Santos "vivimos revolcaos en un merengue", a lo que esta humilde escritora le agregaría, "delicioso merengue, exquisita melange" del nuevo siglo, donde cada uno hace lo que le parece, vive como quiere...y lo bien que hace!



Dafne Muschnik

Nota publicada en la Revista Soma Nro 2.  Publicada posteriormente en Gender Is Not Sex, 2017.
En la Foto: Caitlyn Jenner, ex atleta, empresaria, figura televisiva norteamericana.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Evitando la confusión: Genero y Sexo No es lo Mismo

Evitando la confusión: Genero y Sexo No es lo Mismo No confundir gordura con hinchazón reza el dicho. Y nunca mejor aplicado que en estas cuestiones donde todo parece harina del mismo costal mientras que la realidad dista mucho de serlo. En asuntos relacionados con el sexo recién en estos años se revela poco a poco su verdadera dimensión, ya que hasta ahora, este tema no ha sido otra cosa sino tabú, es decir, eso de lo que no se habla. Y cuando las cosas no se hablan hay que andar adivinando y presuponiendo, actitudes que suelen poner distancia con la verdad, caldeando, a su vez, el agua de los prejuicios. Y como la ignorancia en estas cuestiones sigue siendo el plato principal en la mesa de la vida, intentaremos en estas líneas traer un poco de claridad, mostrando la diversidad del menú donde todos los platos son, debido a la singularidad, un plato principal y donde la exquisitez del exotismo tiene el poder de acrecentar el valor de la existencia.  Sexo, genitalidad

Creer no es suficiente

Creer no es suficiente  Cierta carta abierta firmada por líderes católicos, luteranos, islámicos, bautistas, anglicanos, y ortodoxos griegos comienza con la siguiente frase: "Creemos que Dios creó a cada persona hombre o mujer".  Y es a partir de este comienzo que, paradójicamente, todo termina. Así es estimado lector. Todo termina.  Porque, aunque leamos la declaración completa, esta carece de fundamento. Vivimos en los albores de una nueva era, caracterizada por la comprobación, a diferencia de las previas cuyo tanteo en la oscuridad de la ignorancia, tantas veces impuesta, proveyó bastante dolor, persecución, confusión, decepciones, e incluso muertes. Esgrimir un planteamiento desde el "creemos", carece de todo sustento. Y precisamente fundamentar es proveer de veracidad cualquier postulado. Hacerlo universalmente entendible, comprobable y aplicable.  Si Dios existe o no existe, a estas alturas, es poco relevante, ya que la tar