Ir al contenido principal

¿Por dónde pasa la vida?

 





¿Por dónde pasa la vida?

 

Interiorizarse en el mundo trans, al igual que en otras tantas temáticas, es abrir un portal hacia un universo desconocido por el grueso de la sociedad. 

Apenas una punta de iceberg se hace visible, y esta punta no siempre suele representar con claridad, precisión, verosimilitud, y justicia, la realidad que constituye el día a día de quienes recorren el camino de la transición hacia la transformación. 

No hay edad, etnia, cultura, estrato social y demás variables socio culturales que no se halle atravesada por esta cuestión de transformación. Puntualmente de transformación sexo genérica, entendiendo que estos dos términos aluden a dos condiciones diferentes que, en muchos casos están aunadas en un mismo individuo, pero que en otros casos no. 

Si se entera que su hijo o hija tiene una enfermedad incurable, ¿por dónde pasa la vida?

Al fallecer un ser querido, y sentir ese vacío irreemplazable, ¿por dónde pasa la vida? 

Si se queda sin su fuente de ingresos, ¿por dónde pasa la vida?

Y cuantas situaciones podríamos mencionar que, con su efecto, muchas veces devastador, nos llevan a preguntarnos una y otra vez lo mismo: ¿por dónde pasa la vida?

Usted que está leyendo esta nota. Que tiene "una vida". ¿Por dónde pasa “su” vida?

Piense…

¿Por su profesión? 

¿Por su negocio?

¿Por su formación?

Por su hij@, marido, esposa, pareja? ¿Por sus padres enfermos? 

¿Por cómo va a hacer para subsistir un día más?

¿Por su equipo de football? ¿O por su salud?

¿Por su afición? ¿O Por su adicción? 

¿Por el dios a quien le reza? ¿Por el servicio al prójimo? ¿O Por su vacío existencial? 

¿Por el amor que no encuentra? ¿Por el amor que tiene? ¿O por el amor que se fue? 

Cada quien corre tras la imagen de su propia idea de lo que es la vida. Y tanto es así que nos embarcamos en pasiones, ideales, luchas, quehaceres, e incluso pasatiempos y distracciones que le dan color y definen por dónde nos pasa la vida. 

Este blog se dedica a informar y de este modo educar acerca de aquellos para quienes la vida pasa por la búsqueda constante de su identidad. Su nueva identidad. Aquellos que levantan el paradigma y lo trascienden. Quienes enfrentan cada día, como usted, sus propios desafíos, y también como usted, necesitan de una serie de variables para que las cosas salgan bien. 

Una de esas cosas, como a usted, tiene que ver con la mirada piadosa de los demás. 

Y comprender que para cada quien la vida pasa por donde mejor le parece, respetando ese derecho ajeno a elegir cómo, dónde, cuándo y lo que le plazca tras lo cual ir en pos.

 Es una puerta de acceso a un utópico "mundo mejor" que deja de ser utópico si con nuestro granito de arena sumamos a las playas de la vida el derecho del otro a elegir por donde pasa "su" vida. 

 

 

Dafne Muschnik 09 de Octubre, 2016.  23:24hs

 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Evitando la confusión: Genero y Sexo No es lo Mismo

Evitando la confusión: Genero y Sexo No es lo Mismo No confundir gordura con hinchazón reza el dicho. Y nunca mejor aplicado que en estas cuestiones donde todo parece harina del mismo costal mientras que la realidad dista mucho de serlo. En asuntos relacionados con el sexo recién en estos años se revela poco a poco su verdadera dimensión, ya que hasta ahora, este tema no ha sido otra cosa sino tabú, es decir, eso de lo que no se habla. Y cuando las cosas no se hablan hay que andar adivinando y presuponiendo, actitudes que suelen poner distancia con la verdad, caldeando, a su vez, el agua de los prejuicios. Y como la ignorancia en estas cuestiones sigue siendo el plato principal en la mesa de la vida, intentaremos en estas líneas traer un poco de claridad, mostrando la diversidad del menú donde todos los platos son, debido a la singularidad, un plato principal y donde la exquisitez del exotismo tiene el poder de acrecentar el valor de la existencia.  Sexo, genitalidad

Una exquisita "melange"

Una exquisita melange Si algo le debemos, quienes nos enrolamos en las filas del librepensamiento, a los señores Gates, Jobs y demás "popes" de la informática, sin duda es ese arsenal de medios de difusión, gracias a los cuales nuestras ideas se sirven como plato principal, en la mesa, o escritorio, de algún otro paladar apetitoso de libertades. Esas mentes subversivas. Atrevidas. Hijas de lo indecoroso, impúdicas...exquisitas.   Y ya que tanta red social, tanta comunicación a vuelo de zócalo no hace más que proveer la dosis diaria de Soma, los contracorrientes estamos de parabienes, camuflados entre blogs, publicaciones de "segmentos", vídeos y demás artilugios del "media business" donde nuestro vuelo, en contraposición, es como el del cóndor, alto...muy alto.   Y si hablamos de libertades, cabe recordar cuándo habrá sido la última vez que le preguntamos a la almohada si ya no estábamos grandes para tal o cual asunto. Desde que al poeta

Creer no es suficiente

Creer no es suficiente  Cierta carta abierta firmada por líderes católicos, luteranos, islámicos, bautistas, anglicanos, y ortodoxos griegos comienza con la siguiente frase: "Creemos que Dios creó a cada persona hombre o mujer".  Y es a partir de este comienzo que, paradójicamente, todo termina. Así es estimado lector. Todo termina.  Porque, aunque leamos la declaración completa, esta carece de fundamento. Vivimos en los albores de una nueva era, caracterizada por la comprobación, a diferencia de las previas cuyo tanteo en la oscuridad de la ignorancia, tantas veces impuesta, proveyó bastante dolor, persecución, confusión, decepciones, e incluso muertes. Esgrimir un planteamiento desde el "creemos", carece de todo sustento. Y precisamente fundamentar es proveer de veracidad cualquier postulado. Hacerlo universalmente entendible, comprobable y aplicable.  Si Dios existe o no existe, a estas alturas, es poco relevante, ya que la tar